Intervención de la Embajadora María Emma Mejía en la sesión plenaria del 11 de septiembre de 2015 en la Asamblea General de Naciones Unidas

11/09/2015

 

Intervención de la Embajadora María Emma Mejía en la sesión plenaria del 11 de septiembre de 2015 en la Asamblea General de Naciones Unidas, bajo el punto de la agenda 118 con relación a la adopción de la resolución sobre la revitalización del trabajo de la Asamblea General

En primer lugar, quiero felicitar a los estimados colegas, los embajadores de Croacia y Namibia por la forma como se aplicaron y se dedicaron a trabajar para que esto fuera hoy una realidad, y sin duda, esta sesión de la Asamblea General.

Los Estados Miembros hemos trabajado durante largos meses de negociaciones para poder contar con unas Naciones Unidas que respondan a los grandes desafíos del mundo actual y lo logramos a través de un consenso, y eso es parte de lo interesante y de lo muy positivo que ha ocurrido este año, señor Presidente, y es que hemos logrado después de batallas arduas, de batallas muy duras, llegar a adoptar el financiamiento para el desarrollo, llegar a adoptar nuestros presidentes lo que será la agenda 2030, y por supuesto, los buenos augurios que parecen se van a dar [resultados] en el acuerdo sobre cambio climático en París, a finales de este año.

El fortalecimiento de Naciones Unidas es parte fundamental para que esta agenda ambiciosa que nos hemos puesto, deje de ser una aspiración y verdaderamente se convierta en realidad dentro de los próximos 15 años, y para ello ese trabajo eficaz, ese trabajo inclusivo y ese trabajo transparente de la Asamblea, Presidente usted mejor que nadie que concluye su año de presidencia de la Asamblea lo sabe, es esencial.

Cuando en abril de este año Colombia propuso unos cambios a la resolución, relacionados con el procedimiento establecido, particularmente para la selección y nombramiento de la próxima Secretaria General, o del próximo Secretario General, indicábamos al menos cinco puntos claves.

El primero, por supuesto, recobrar el papel activo que le otorga la Carta, de la mano de su Presidente, a la Asamblea General.

La Asamblea, por supuesto, a democratizar el proceso de selección, iniciar lo antes posible ese mismo proceso de forma abierta  y de forma transparente.

En tercer lugar, los Miembros Permanentes del Consejo de Seguridad, en un espíritu de apertura y de transparencia, presentarán su candidata o sus candidatos, para que la Asamblea pueda cumplir con su función definitiva de elegir.

En cuarto lugar, la Asamblea General escuchará en audiencias públicas a los candidatos para que así todos los Estados Miembros podamos tomar una decisión suficientemente informada y eso tenemos, como aquí se ha expresado anteriormente, es una avance histórico. 

Y en quinto lugar,  y no puedo dejar de mencionarlo al concluir mi intervención, señor Presidente, la posibilidad que emana de esta importante resolución para que por primera vez la Organización de las Naciones Unidas pueda elegir a una mujer para el cargo de Secretario General.

Yo creo que en la introducción de este paso, de gran significación dentro del apartado de la “selección y nombramiento del Secretario General de Naciones Unidas”, todos los miembros sitúan, ahora por fin, a la Organización a la altura de un mundo en el que la elegibilidad de las mujeres, Presidente, esté basada en sus capacidades, por supuesto, profesionales y personales.

Creemos que ha llegado el momento de considerar la elección de una mujer para el cargo de Secretario General, y en ese sentido la adopción hoy de esta resolución, además por consenso, para la revitalización de la Asamblea General constituye, sin lugar a dudas, un paso en la dirección correcta gracias a los co-facilitadores y a usted, señor Presidente.

Gracias
 

font + font - contrast
contador free