ATENCIÓN AL CIUDADANO
Teléfono Local: 1.212.355.7776 Fax: 212.371.2813 Dirección: 140 East 57th Street - New York, N.Y. 10022 - Correo electrónico: [email protected]

Discurso de apertura del Embajador Guillermo Fernández de Soto, Representante permanente de Colombia, en su capacidad de presidente de la Comisión de Consolidación de la Paz

24/05/2019
Discurso de apertura del Embajador Guillermo Fernández de Soto, Representante permanente de Colombia, en su capacidad de presidente de la Comisión de Consolidación

 

Presentación en la Asamblea General del informe anual de la Comisión de Consolidación de la Paz

Señora Presidente,

Para comenzar, permítame felicitar a Rumania, y al Embajador Jinga en particular, por el excelente trabajo realizado como Presidente de la Comisión de Consolidación de la Paz durante el 2018. Bajo el liderazgo de Rumania, la Comisión continuó demostrando su valor como un organismo dedicado a apoyar la consolidación y el sostenimiento de la paz.

Como mencioné en mi declaración inaugural ante la CCP el 28 de enero de 2019, la intención de Colombia es garantizar que 2019 sea otro año exitoso para la consolidación y el sostenimiento de la paz. Nos guiaremos por la historia reciente de Colombia, nuestra experiencia en la construcción de la paz, nuestro compromiso con el principio de titularidad nacional y nuestra confianza en la estructura de la consolidación de la paz de Naciones Unidas, tanto como miembros de la CCP y como receptores de apoyo del Fondo para la Consolidación de la Paz. Estamos agradecidos por poder contar con el apoyo de todos los miembros de la CCP, y en particular de Egipto y Rumania, Vicepresidentes de la Comisión.

Señora Presidente,

Permítanme compartir con usted algunas de las prioridades para la Comisión en 2019:

Primero, la titularidad nacional. El trabajo de la CCP continúa firmemente anclado en el principio de titularidad nacional. La Comisión representa un espacio donde los países pueden compartir su experiencia en la consolidación de la paz. Estos pueden aumentar la visibilidad de sus prioridades frente a la consolidación de la paz y pueden comprometerse con socios relevantes para buscar apoyo. Esto solo sucede a petición de los países interesados. Siguiendo este modelo, la Comisión se ha comprometido con un número creciente de países y, considerando solo las últimas semanas, convocó discusiones sobre la consolidación de la paz en Burkina Faso, Gambia y Sri Lanka.

Este modelo también permite a la Comisión desarrollar y compartir buenas prácticas en la construcción de la paz. Habiendo discutido países tan diversos como Burundi, Kirguistán, Sri Lanka o el mío propio, la Comisión ha demostrado que, a pesar de provenir de una región diferente en el mundo, a pesar de estar en momentos diferentes de su historia, cada país puede beneficiarse de la experiencia adquirida por otros. Considero que este tipo de intercambio es uno de los valores más importantes de la CCP y deseo alentar a otros países que quieran compartir sus experiencias de consolidación de la paz para que se acerquen a la Comisión.

En segundo lugar, la función de asesoría y de enlace de la CCP. La Comisión reúne a los Estados miembros de la Asamblea General, el Consejo de Seguridad y el Consejo Económico y Social. Este acuerdo estaba destinado a fortalecer las sinergias entre las diferentes partes del sistema de Naciones Unidas al momento de discutir temas de construcción de paz, respetando siempre el mandato de cada organismo. Me anima ver avances en la forma en que la Comisión trabaja con estos tres organismos.

Con la Asamblea General, convocamos un diálogo interactivo informal sobre la consolidación y el mantenimiento de la paz en marzo de 2019. Esta reunión brindó a los Estados Miembros la oportunidad de debatir acerca de las áreas prioritarias para la labor de las Naciones Unidas en materia de consolidación de la paz. Deseo darle las gracias, señora Presidente, por haber aceptado organizar esa importante reunión. También deseo alentar a los Estados Miembros, y en particular a los miembros de la CCP elegidos por la Asamblea General, a explorar formas de continuar este diálogo entre la Asamblea General y la CCP.

En relación con el Consejo de Seguridad, los Vicepresidentes de la CCP, el Subsecretario General de Apoyo a la Consolidación de la Paz y yo asistimos en febrero a un diálogo informal que el Consejo organizó en preparación para su visita a Burkina Faso y Malí. En la reunión, informamos a los miembros del Consejo sobre el trabajo de la CCP y el FCP en la región del Sahel y destacamos una serie de prioridades y desafíos de construcción de paz para la consideración del Consejo de Seguridad.

Me complace ver una mayor cantidad de canales a través de los cuales la CCP está compartiendo sus consejos con el Consejo, incluyendo reuniones informativas formales, presentaciones escritas y diálogos interactivos informales. Deseo alentar a los miembros del Consejo de Seguridad que también son miembros de la CCP a que continúen explorando oportunidades para que la Comisión comparta consejos integrales y oportunos sobre la consolidación de la paz, cuando sea apropiado.

La CCP también ha continuado con la implementación del mandato del Consejo de Seguridad para apoyar a la región del Sahel. A principios de este mes, Egipto, en su capacidad de Vicepresidente de la CCP, asistió a la séptima reunión de la "Plataforma de Coordinación Ministerial para el Sahel" en Chad para discutir las formas en que la CCP puede trabajar con la Oficina de las Naciones Unidas para África Occidental y el Sahel con el fin de fortalecer el compromiso y la asociación entre la ONU, los países del Sahel y otros socios internacionales y regionales con miras a avanzar en la implementación de la Estrategia Integrada de las Naciones Unidas para el Sahel.

En relación con el ECOSOC, me reuní con su presidente y discutí áreas de interés común para avanzar en las discusiones regionales y específicas de cada país convocadas en los últimos años. Se están realizando consultas sobre el próximo evento conjunto PBC-ECOSOC para 2019.

En tercer lugar, las asociaciones. Sobre la base del trabajo realizado hasta ahora por la Comisión, pretendo fortalecer aún más la asociación entre la CCP y las organizaciones regionales y subregionales, en particular la Unión Africana y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental. En relación con la UA, y según lo acordado durante el diálogo informal con el Consejo de Paz y Seguridad de la UA, se convocará otro diálogo informal en Addis Abeba más adelante este año. La asociación con el Banco Mundial también es una prioridad y estoy planeando visitar Washington, junto con los Vicepresidentes, a principios de julio.

En cuarto lugar, las sinergias entre la Comisión de Consolidación de la Paz y el Fondo para la Consolidación de la Paz. El debate de hoy también se realiza alrededor de la labor del Fondo para la Consolidación de la Paz. Colombia es país receptor del FCP y por lo tanto decidió compartir su experiencia con la CCP. La principal lección de nuestro compromiso con el trabajo de las Naciones Unidas en la consolidación de la paz es la necesidad de contar con un apoyo coordinado entre el país receptor y el sistema de las Naciones Unidas. Esta es la única manera de mejorar la eficiencia en la construcción de la paz.

Creo que el trabajo de la Comisión y el Fondo van de la mano. Acojo con satisfacción el creciente interés entre los miembros de la CCP para conocer más sobre las actividades del Fondo y discutir las áreas donde estos dos instrumentos pueden reforzarse mutuamente.
Igualmente, acojo satisfactoriamente el interés de la CCP y su Grupo de consultores independientes de colaborar con la Comisión. En 2019, invitamos a un miembro de ese Grupo a informar a la Comisión y ese Grupo nos invitó a mí y a los Vicepresidentes de la CCP a una reunión informal para explorar las formas de fortalecer nuestra cooperación.

En quinto lugar, la cuestión de género. La Comisión continúa reconociendo el género como un componente clave de la consolidación de la paz y este año convocamos varias reuniones para avanzar en la implementación de la estrategia de género de la CCP, incluida una reunión dentro del marco de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. En esa reunión, la CCP consideró cómo enfoques sensibles al género, más sólidos para el diseño y la implementación de sistemas de protección social en entornos afectados por conflictos pueden mejorar la movilización de las mujeres y las niñas, mejorando así su capacidad para contribuir a la consolidación y sostenimiento de las iniciativas de paz en sus países. Deseo alentar a los Estados Miembros a que sigan priorizando la dimensión de género dentro de la consolidación de la paz.

Finalmente, señora Presidente, la revisión de 2020 de la estructura de la consolidación de la paz. El próximo año, la Asamblea General y el Consejo de Seguridad revisarán el trabajo de la ONU en la consolidación de la paz. Desde 2016, cuando concluyó la última revisión, la CCP se centró en implementar las recomendaciones clave que emanan de la revisión. Tengo la impresión de que la palabra usada con más frecuencia en las presentaciones de los informes anuales de CCP desde 2016 es “progreso”. De hecho, la Comisión ha tomado medidas importantes para implementar las resoluciones gemelas de 2016 y esperamos con interés el próximo examen para hacer un balance formal de ese progreso y explorar alternativas para fortalecer aún más la labor de las Organizaciones en materia de consolidación de la paz. Sobre la base de las buenas prácticas de 2014, la Comisión convocará una reunión la próxima semana para iniciar un debate informal sobre los términos de referencia para el examen que se presentará a la Asamblea General y al Consejo de Seguridad para su consideración.

Señora Presidente,
Apoyar a los países en sus esfuerzos por construir y mantener la paz es una tarea desafiante. Me motiva ver que la Comisión de Consolidación de la Paz, al aproximarse a su tercera revisión, se ha convertido en un instrumento más sólido a disposición de los Estados Miembros. Un número cada vez mayor de países se está acercando a la Comisión para obtener apoyo y orientación en asuntos de construcción de paz. La Asamblea General y el Consejo de Seguridad solicitan cada vez más su asesoría. Las asociaciones con actores dentro y fuera de las Naciones Unidas están creciendo. Confío en que estas son todas señales importantes para fortalecer aún más nuestro trabajo en la consolidación de la paz y el sostenimiento de la paz.

Muchas gracias por su atención.

 

font + font - contrast
contador free